10 de setembre 2016

EDITORIAL SPORTVICIOUS - EL ESQUÍ DE MONTAÑA COMO DEPORTE OLÍMPICO

EDITORIAL SPORTVICIOUS - EL ESQUÍ DE MONTAÑA COMO DEPORTE OLÍMPICO


Hace menos de un mes, que han reconocido a la ISMF (International Ski Mountaineering Federation) como miembro de pleno derecho dentro del Comité Olímpico. Probablemente el estreno será en los Juegos de Invierno de China 2022.

Se trata de una excelente noticia para la salud de este deporte, ya que se hace realidad un sueño, muy esperado por el colectivo que practica el esquí de montaña de competición, también llamado skimo o esquí-alpinismo, que a pesar de ser un deporte muy minoritario, en la última década ha cogido mucho auge, ya sea por las ganas de experimentar nuevas modalidades, por la masificación de las estaciones o incluso por la crisis económica que ha provocado que un buen número de aficionados, hayan puesto el punto de mira, en otras alternativas más sostenibles para la economía particular.

Pero el quid de la cuestión, no es la notificación de una nueva disciplina dentro del elenco oficial; Si nó por qué se ha tardado tantos años en dar a conocer un deporte que reúne todos los requisitos del espíritu olímpico (Alto Nivel de Compromiso y Sacrificio, Competitividad, Flair Play, Espectacularidad, Tecnicidad, ...). El Atletismo es el deporte rey en los Juegos de Verano, como lo es el Esquí Alpino en los de Invierno. Pero la realidad, es que el esquí de montaña podría considerarse el origen o el padre de este último, ya que este deporte nació como un medio de vida (caza) y comunicación (desplazamientos) en las regiones árticas.

En Europa surgió como una forma de ocio a cargo de intrépidos aventureros que cargaban con unas tablas de madera a cuestas y luego se deslizaban montaña abajo, o incluso con fines militares para vigilar y evitar invasiones en los territorios fronterizos del arco alpino; De ahí la gran tradición de carreras por patrullas o equipos que existen en esta zona y que engloban las pruebas de más prestigio. Por eso no se entiende por que la disciplina más genuina y auténtica, no ha tenido el mismo renombre que sus otras variantes. Será que se trata del hermano pobre? Será que no genera un negocio de venda de forfaits, ni las infraestructuras inmobiliarias que hay alrededor de las estaciones...?

Bueno, dejemos el tema en el aire... Es sólo una reflexión personal. Sólo decir que la familia del skimo está muy orgullosa de poder ver el fruto de una semilla que ha costado mucho esfuerzo y dedicación por parte de los miembros de las federaciones, centros excursionistas, organizadores de carreras, voluntarios, guias de montaña, expertos en prevención de aludes, deportistas de élite de la especialidad y en definitiva todos los "participantes del montón" entre los que me incluyo.

Aquí teniu l'enllaç: REVISTA SPORTVICIOUS Nº 26

Lluís Planagumà i Grífol