09 de novembre 2009

TRAVESSA EN BTT VIC-LLANÇA'09

TRAVESSA EN BTT VIC-LLANÇA 10-12/10/09



…el cursor parpadea en el documento todavía sin titulo, y sin un buen arranque, el tiempo sin teclear pasa volando… como esta vez la Pan no ha hecho maillots… no hay labios, no hay duendes; podría empezar con el de las pieles de plátano o de las mandarinas, pero sería como hacerle un homenaje; también podría repetir los comienzos de siempre, que si puntuales, que si las máquinas… pero no.

Iremos a los sentimientos, a la alegría y a la felicidad, que sabemos por anticipado y por experiencia, que será nuestra compañía sólo empezar a pedalear buscando el track el minuto siguiente a la foto de conjunto y al “vamos que nos vamos“; una peña en movimiento: 17 fuimos! variedad para echarle las culpas al otro, para compartir habitación, para todo y para nada….para pensar que de otra manera, siendo menos, yendo más rápidos, llegando antes, no comiendo al mediodía, sería mejor, pero no, todos sabemos que el secreto es que no sea una carrera y que sea imprevisible la hora de llegada, el malhumor momentáneo, la alegría de comer un banquetazo con el que no contabas a las 5 de la tarde… y que con madurez lo entendamos y disfrutemos.

Bueno de madurez… hasta sobra! si no fuera por dos o tres que bajan la media, estos días fuimos casi 8 siglos y poco en movimiento.

El de los plátanos, me comentaba sorprendido que el número, en las salidas que se repiten con las estaciones de menos rigor, las importantes, no baja, ¡ahí está! algún secreto hay para que por 177 eurazos incluyendo pensión completa tres días, se pueda cada uno de nosotros regalar un montón de emociones que no te dejan indiferente y además un pelín de aventura.

Dónde ha habido jugo?

En el primer pinchazo de la Pan, que el de los plátanos me echó en cara por haberlo supervisado y no demasiado bien y que se convirtió en un segundo pinchazo.

En los que se mojaron, y bastante por cierto, antes de comer en Rupit, y ¿sabéis por qué se mojaron? por andar con 15 minutos de retraso y con la compañía equivocada; sí, con la compañía del “pecador ecológico”, al penjat, bueno con mayúscula: al Penjat, no le gustó nada, pero que nada de nada, lo de tirar las pieles, lo sé, lo que pasa es lo de los daños colaterales, había que mojarlo a él sólo, pero los demás estabais cerca y os pilló!

Cómo no mencionar al Agustí, despidiéndonos, - adeu, adeu - decía, con su chandal seco, esperando a su señora allá en el restaurante Albert, para hacer la digestión sentadito en el asiento del lado del conductor.

Ya en esa primera comida íbamos tan fuera de horario que no se comió postre y no pasó nada! pobre Dioni, él que come por el postre….dice.

Y el caminito silvestre y lleno de boñigas negras de vaca sobrealimentada por el que hicimos la digestión hasta el coll de Pruit, y del que el guía “in pectore” me confesó en un aparte en la cena, que no lo recordaba en absoluto, aunque no lo dijo, para mantener al grupo con la esperanza de que llegaríamos….

Y la tormenta de pinchazos en la masia el Torrent poco después: la Pan, el Lluis, etc.; pero el lugar era bonito, verde, húmedo, habíamos comido, el humor era bueno, y anochecía, sí anochecía, y la bajada hasta Hostalets que creo a que todos nos encantó, la hicimos afortunadamente con luz, poca, pero suficiente.

Allí dijimos adiós a Xernanz y nos pusimos los frontales.

No sin alguna dificultad encontramos la vía del carrilet que nos llevó a Olot, al adecentamiento personal, a la cena, sencillita, y al descanso en el hostal Sant Bernat.

Fotos a: ETAPA 1 VIC-OLOT

La noche estrellada prometía un domingo con un tiempo glorioso y así fue; el desayuno también lo fue, hasta fesolets d’Olot hubo; se levantó brumoso pero la leve bruma matinal que el sol borraría pronto añadiría encanto al atravesar la fageda d‘en Jordà.

Justo antes el porta paquetes de la Pan empezó a decir basta ya, ¡retírame! decía y no paraba de decirlo, y a buen entendedor…

Una carrera de btt local nos cortó el paso, desandamos el track y fuimos por carretera, al pasar por delante del volcán Santa Margarida y porque siempre tenemos que hacer alguna cosa que no tendríamos, lo subimos, ¡mal hecho!

El “contrato” es siempre seguir el track que nos hemos propuesto, pero mea culpa, yo personalmente tenía la sensación de que Roses estaba allí al lado y pensé, bueno así hacemos algo de desnivel, ¡iluso!

No valió la pena, y perdimos un tiempo que luego buena falta nos hizo.

El camino continuaba precioso y nos íbamos acercando a lo que el guía había comentado que era un lugar salvaje y sí que lo era, simplemente era un GR de a pie, nada de bicicleta, lleno de rocas de tamaño considerable que había que casi escalar.

Como todo, al final se acabó pero eran las dos pasadas y ni idea de dónde quedaba el restaurante de Borrassà ni el pueblo ése, dándole al piñón grande, el grupo se quebró en dos, la velocidad dependía del hambre.

A tope, una parada imprevista de jacinto provocó que canito se lo comiera y acabara en tierra, ¿cómo suena compacto cuando cae eh? Dolía, lo sé porque me lo dijo.

Los primeros volvimos a dejar el track para acortar camino, y el escribidor, yo, se perdió aterrizando en Navata, ¡qué cabreo! Ya me los imaginaba bebiendo, comiendo alguna tapita para abrir el apetito, ¿más? y sobretodo riendo, riéndose, burlándose de los que no estábamos allí sentados.

A 35 por la autovía, que sí a 35, llegué al restaurante a donde no habían llegado todavía los otros, que también tuvieron sus problemas para encontrar el lugar.

Lo que sí es verdad, que cuando te pierdes, aunque no estés en África, siempre es mejor estar con alguien… que se oriente mejor que tú.

La comida en Mas Pla sencillamente grandiosa, se nos pasaron todos los males, casi nos olvidamos de lo que todavía faltaba, y eso, eran un montón de kilómetros de oscuridad por carretera con luces precarias… aventura.

Los cuatro que tuvieron claro ir por carretera desde el principio llegaron los primeros, después los que quisimos ir por el track y que las pasamos canutas y finalmente, la pareja lluispatins que se descolgó por culpa de un apretón, dijo.

La cena parecía que no iba a entrar pero entró. En la conversación salió lo de la “…tramontana de fuerza 7 para mañana..”

Paseo marítimo arriba y abajo para lo de la digestión y a dormir en el Hostal Risech. Sergi se despidió aquí, volvía a Barcelona.

Fotos a: 2ª ETAPA OLOT-ROSES

El ruido de las olas nos amenizó un desayuno sin queja y siguiendo escrupulosamente el horario pactado a las 9 estábamos pedaleando por el track con las bicis impolutas.

La visión del mar, pedaleando siempre se agradece, creo que a los de la TA’09 nos recordó el Cabo de Gata, pasamos por El Bulli, estaba cerrado… y allí lluispatins y señora se separaron para acortar y escogieron su camino del Golgóta, con el agravante, aunque el lluis todavía no lo sabía que su ángel de guarda libraba ese día!

En el primer recodo en el que apareció Cadaqués i el Cap de Creus le vimos las orejas a la tramontana, los borreguitos salpicaban el mar de blanco… la decisión, sabia, fue dejar el Cap para mejor ocasión, (dos pedaleades nocturnas eran ya bastante nocturnidad para una salida) y por carretera, protegidos del viento, fuimos hasta Port de la Selva donde allá sí la tramontana nos agarró hasta Lança.

Concretado el restaurante donde celebraríamos el fin de travesía, unos nos fuimos a bañar al mar, otros a asearse en las duchas playeras y otros a hacer un poquito más de desnivel subiendo al peñasco que cierra la bahía.

Sentados a la mesa y habiendo ya dado buena cuenta del primer plato y con el segundo llegando, sonó mi móvil era lluispatins diciendo que estaba en mitad de la nada y a 4 km de Port de la Selva, y que tenía todas las cámaras pinchadas e iba andando… con una insolidaridad que nos deshonra le contestamos que el plato se iba a enfriar y que lo sentíamos… no sé si mucho…

Después de una sobremesa demorada y ya camino de la estación nos los encontramos sentados en un restaurante preparándose para comer, son un pareja con recursos y aunque el ángel de la guarda estaba de fiesta, un primo suyo le agenció al lluispatins un alma caritativa que le recogió en autostop hasta Llançà, ahorrándole 8 km a pata con la tramontana despeinándolo.

El próximo cava será a medias entre el lluispatins y la Pan, ¡claro como el agua!

PS. Suerte que no le ha tocado al xapi que todavía debe una botella.

Fotos a: 3ª ETAPA ROSES-LLANÇÀ

Estuvimos pedaleando:

Berni, Pablo, ABoza, Alfonso, Xapi, Jacinto, Cano, Jpalou, Agustí, Xernanz, sergi, la Pan, lluis & beth, dioni, placueva i jo.


Miquel Molero i Riera
Publica un comentari a l'entrada